Conócenos mejor

Conocí a un tipo que vivía en una preciosa casa de campo y que tenía en stock una selección de vehículos en su garaje, los que a él le apasionaban, los que él seleccionaba, como si de obras de arte se tratasen y los tenía a la venta.

Me enamoré de ese concepto y es el que trato de plasmar ahora, salvando las distancias aunque en esencia es eso, ni más ni menos.

Desde pequeño siempre fui un entusiasta de las 4 ruedas, jugaba con coches desde que tengo uso de razón, dibujaba coches como un diseñador cuando apenas tenía 5 años aunque supe que no sería diseñador porque no era lo mío, no sobresalía en el dibujo pero si que me gustaba la experiencia de la venta, eso lo fui descubriendo con el paso de los años y tal vez porque acompañaba a mi padre siempre que podía en sus viajes, me encantaba como se relacionaba con la gente, los lazos que establecía con sus clientes y su honestidad en el trato.

En esos viajes me fascinaba jugar con él a adivinar que modelo de coche era al adelantarlos en la carretera y conseguía hacerlo a muchos metros de distancia que hasta creo que él alucinaba con mi cualidad.
Me conocía todos los modelos a la perfección.

Devoraba revistas de autopista que compraba en kiosco con mis ahorros y siempre soñaba con trabajar en alguno de los concesionarios que se anunciaban en la sección correspondiente.

Me apasionaba imaginar que habría detrás de aquellos anuncios, los coches que tenían a la venta que cambiaban conforme se iban vendiendo de un número a otro , como llegaban al concesionario y como se vendían y siempre me dije que algún día trabajaría en uno.

Así fue y fueron pasando los años y aprendí muchas cosas, aprendí lo que me parecía más positivo y aprendí a evitar lo que más detestaba de los lugares en los que trabajé:

Me di cuenta que me reconfortaban más las caras de felicidad de los clientes al recoger sus nuevos coches que las comisiones que me reportaban, que me llenaban de orgullo los clientes satisfechos que volvían a confiar en mi gestión con el tiempo y repetían compra o me recomendaban a sus conocidos y familiares.

Creo firmemente que es con el buen servicio como mejor se forjan los grandes negocios y empresas y la atención al clientes y la posventa las mejores herramientas para conseguirlo.

Es ahora cuando veo cumplido ese sueño de la infancia y pongo en marcha EXCLUSIVEMOTOR GALLERY que viene a ser el reflejo de aquello que un día vi en uno de mis viajes por Alemania.

Servicio post-venta

Atención personalizada

Pasión por el motor

Hunters

Cuidado por los detalles

Comisariado

Política de privacidad

Q